El maestro Tabárez

tabarez3tabarez2

El MAESTRO TABÁREZ: gane o pierda, siempre un ejemplo.
Uruguay se fue en cuartos de final del Mundial de Rusia. Pero dejó la imagen del equipo aguerrido de siempre. Fruto de un país con apenas tres millones de habitantes (la población de La Matanza, Lomas de Zamora y Quilmes sumadas), su entrenador logró la increíble cifra de 184 encuentros al frente de su selección.

A los 71 años, a Oscar Washington Tabárez Sclavo, el Maestro, lo acompaña un bastón adonde vaya. El sindrome de Guillain Barré que padece lo obliga a apoyarse en él. Así se lo vio en Rusia, donde el director técnico llevó a la selección uruguaya hasta los cuartos de final. Dio un paso más que la Argentina, y cayó frente al mismo rival, Francia, hoy clasificado a la final.

Pero no son los logros conseguidos –aunque pudo gritar campeón de América en nuestro país, en el año 2011–, sino el camino que ha sabido recorrer para alcanzar un reconocimiento unánime.

Debe ser porque más que un entrenador, Tabárez sigue siendo aquel docente que enseñaba en los barrios de Cerro, Paso de la Arena (donde vive otro uruguayo admirable, Pepe Mujica) y La Teja. Sólo así se explica el respeto reverencial que le profesan sus dirigidos, muchos figuras estelares en los grandes equipos europeos; galardones como el de Campeón del Deporte de la Unesco; y el récord que ostenta: es el técnico con más partidos al frente de un equipo nacional, 184, dejando en franca evidencia que la continuidad en la tarea es clave para alcanzar objetivos.

Tras la derrota frente a los galos, declaró: “Nos faltó lo que a cualquier equipo cuando pierde. El rival nos superó y nos ganó bien, hay que felicitarle”. Estuvo lejos de cualquier excusa, como lamentablemente se escuchó luego de la eliminación de nuestro equipo.

Sobre su continuidad, no presionó: “HOY SE ME TERMINA EL CONTRATO Y NO VOY A HABLAR DEL TEMA. NUNCA ME GUSTÓ HACER LOBBY NI NADA POR EL ESTILO, IRÍA EN SENTIDO CONTRARIO A TODO LO QUE HEMOS HECHO HASTA AHORA”.

Quizás hoy el bastón lo sostenga a él. Pero el Maestro sigue –ya en el final de su carrera–, sosteniendo un mensaje de dignidad.

Por Ricardo A. Barceló.

Publicado por JEAC.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Qué camino tomo?

caminos

Muchas veces la vida es incierta. Nos presenta dilemas que es muy difícil dilucidar. Cuando la incertidumbre es alta y no sabemos qué camino tomar debemos considerar que de la presión nada bueno surge. Sentirnos presionados porque estamos obligados a decidir, porque hay poco tiempo, o por la razón que sea, suele agravar las cosas. En esos casos, lo mejor es ponernos cómodos con la vida, y darnos el tiempo necesario para que podamos ver y vivir las opciones, hasta que nuestro mismo cuerpo nos indique qué camino tomar. Dicen que crisis es cuando las preguntas no pueden responderse. En esos casos lo mejor es tolerar la tensión hasta que el tiempo nos permita construir una decisión.
-La verdad es que no tengo nada claro el tema.
-Por qué?, preguntó el Maestro.
-Por un lado tengo una buena vida, de la que no me puedo quejar. Pero las circunstancias que vivo parecen abrir ciertas puertas, cerrar otras, y no sé muy bien qué camino tomar.
-¿Y qué es lo que te preocupa?
-Justamente eso; no saber para donde correr.
-¿Cuáles serían las opciones?
-Ni siquiera las tengo bien claras. Por un lado estaría la posibilidad de hacer algo más vocacional que siempre me atrajo, aunque mal remunerado. Por el otro, seguir haciendo lo que hago ahora. Si bien es menos trascendente, me permite un desarrollo económico, algo que para mí es importante.
El Maestro reflexionaba en silencio. El discípulo, algo ansioso, continuó.
-Ya sé que me vas a decir que el dinero no es importante…
-Nunca te diría eso. El dinero, es importante. En todo caso, me preguntaba qué habría en lo profundo de cada alternativa. Las superficies suelen ser engañosas.
-¿Qué quieres decir?
-Pueden confundirnos con falsas motivaciones. Los típicos espejismos que vemos los seres humanos.
-¿Cuáles podrían ser?
-Muchas de nuestras motivaciones profundas están relacionadas a nuestras carencias. Y de ellas, la búsqueda de reconocimiento es la más frecuente. Cuando no somos conscientes de nuestras carencias, éstas nos dominan por completo. Si en cambio, las reconocemos, tenemos algunas chances de elegir con más libertad y con más verdad.
-¿Qué te hace pensar que algo vocacional podría esconder una búsqueda de reconocimiento?
-Porque ese tema siempre está. Y cuando lo negamos es peor. ¿Harías esa actividad vocacional si supieras que vas a tener un lugar de poca exposición, o en el que no serás reconocido?
El discípulo se quedó callado. Era evidente que se trataba de un punto sensible. Ante el prolongado silencio, el Maestro prosiguió.
-Esa pregunta es central. Aunque ningún ser humano es indiferente al reconocimiento, si percibimos que ese es nuestro motor oculto, deberíamos analizar bien el caso.
-¿Para qué?
-Para no equivocarnos tanto. Negar que la búsqueda de reconocimiento nos resulta central, nos lleva por mal camino. Pero reconocerla y minimizar lo que puede llegar a condicionarnos, también puede perjudicarnos mucho.
-¿Por qué?
-El primer caso es obvio; no hay peor enfermo que el que no lo admite. Sin embargo, con frecuencia observo que la mayoría de los que reconocemos nuestras enfermedades, simplificamos la cura. Personas que reconociendo su debilidad humana, consideran que con su voluntad alcanza. Como si bastara con una orden para que esa carencia dejara de condicionarnos.
-Y no es así…
-¿Pudiste sobreponerte a tus condicionamientos decretando el cese de esas pulsiones? Negar un problema es siempre la peor alternativa. Pero reconocerlo, no lo resuelve. Es solo un primer paso importantísimo. Pero como el camino es largo y cuesta arriba, la mayoría de las personas no quiere recorrerlo.
-¿Me estás diciendo que dejo mis actividades y vengo acá sin tener ganas de curarme?, -provocó el discípulo.
-Por supuesto, -le contestó el Maestro sin inmutarse. La mayoría de las personas no quieren curarse. Solo pretenden aliviar los síntomas.
El discípulo acusó el golpe. Percibía verdad en aquellas palabras. Después de un rato callado, preguntó:
-¿Y qué me aconsejarías frente al dilema que tengo?
-No niegues tu búsqueda de reconocimiento, haciendo como si no tuvieras ese problema. Pero mucho menos creas que eres un ser espiritual que con su sola voluntad se pone por encima de las debilidades humanas.
-¿Y frente a las opciones que tengo?, -repreguntó el discípulo algo ansioso.
-Eso es algo que vos tendrás que descubrir. No esperes una respuesta clara y contundente porque si la tuvieras no estarías en esta situación. Simplemente presta atención a pequeños signos de por dónde puede pasar tu camino y por dónde no. Pequeñas signos. Solemos esperar señales imponentes, cuando en realidad, la vida nos vive hablando en voz baja. Solo después de años de sordera, empieza a gritarnos para ver si entendemos algo. Para ese entonces los costos suelen ser altos.
-¿Cómo se presentan esas pequeñas señales?
-Observa qué actividades te da alegría hacer, y cuáles no. En qué reuniones estás contento, y cuáles sentís que son tóxicas, que te envenenan el alma.
-Ufff…qué buenas referencias.
-Piensa con qué personas y con qué jefe podrías aprender mucho. Con quién te gustaría trabajar para vivir una experiencia rica.
-Nunca lo había pensado en esos términos.
-Es que en el fondo siempre estuviste tan preocupado por llegar a la meta que no te quedó mucha energía para conectarte con la experiencia o los compañeros de ruta. Paradójicamente, ahí está la mayor riqueza.
-Pensar en trabajar con alguien del que pudiera aprender me produce alegría.
-Y sí; aflojar la exigencia de tener que llegar te puede permitir relajarte un poco y aprender algo.
-Es que vivo con un sentido de urgencia, -se sinceró el discípulo.
-Cuéntame…
-Correr, apurarme, porque si no no voy a llegar.
-¿A dónde?
-A la cima.
-¿A la cima de qué?
-No sé, del universo…, dijo el discípulo entre risas.
-Es muy difícil tomar buenas decisiones si siempre te sentís urgido. La vida a veces nos pone en situaciones límites; pero si vivís como si todo el tiempo estuvieras en una situación extrema es imposible decidir bien. Ni hablar de tener una buena vida.
-¿Y cómo hago?
-Finalmente nuestra identidad siempre se termina manifestando. Así que no te presiones por hallar tu destino lo antes posible. Alcanza con que te aflojes un poco y confíes en que los vas a encontrar. Escapa del ahora o nunca.
-¿Y cómo hago para saber qué camino tomar?
-Imagínate viviendo cada opción. Piensa cómo sería tu vida el próximo año si transitaras ese camino. También, dentro de cinco años. Esto último sirve para descartar, ya que lo que puede convenirnos en el corto plazo, no se sostiene en el largo plazo. Conozco gente que meditando en su vida dentro de cinco años tomó la decisión de separarse. Imaginar ese horizonte les sirvió para tomar conciencia que no querían seguir con su pareja.
-Resumiendo, -dijo el discípulo entre risas. -Elegir el camino en donde perciba pequeñas señales de que transitarlo me da alegría. Salirme de la sensación de ahora o nunca, porque solo complica más las cosas. Buscar a dónde puedo aprender más, qué camino me interesa, me da ganas de recorrer. Imaginarme transitando el camino, y visualizar a donde no querría estar en cinco años…
El Maestro lo miró con ternura ya que no era adepto a las fórmulas. Sin embargo, percibiendo que su interlocutor buscaba ideas rectoras, a modo de cierre, le dijo:
-A cierta edad, las buenas decisiones se toman más con el corazón que con la mente. Muévete en dirección a aquello que te conmueva.

Tomado de la web.

Publicado por JEAC.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El fútbol según Galeano

pelota

La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí.
En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es rentable.
A nadie da de ganar esa locura que hace que el hombre sea niño por un rato, jugando como juega el niño con el globo y como juega el gato con el ovillo de lana: bailarín que danza con una pelota leve como el globo que se va al aire y el ovillo que rueda, jugando sin saber que juega, sin motivo y sin reloj y sin juez.
El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue. La tecnocracia
del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohibe la osadía.
Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado carasucia que sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad.

Tomado del libro de Eduardo Galeano “El futbol a sol y a sombra”

Publicado por JEAC.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Veinte paradojas célebres

paradoja

Paradoja: Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones que aparentemente envuelven contradicción.

01. Paradoja de los Sentimientos (y la Lógica): “El corazón tiene razones que la razón no entiende” (Pascal).
02. Paradoja de la Ceguera: “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve con el corazón” (El Principito).
03. Paradoja de la Improvisación: “La mejor improvisación es la adecuadamente preparada”.
04. Paradoja de la Cultura: “La televisión es una fuente de cultura,  cada vez que alguien la enciende me voy a la habitación de al lado a leer un libro” (Groucho Marx).
05. Paradoja de la Ayuda: “Si deseas que alguien te haga un trabajo pídeselo a quien esté ocupado, el que está sin hacer nada te dirá que no tiene tiempo”.
06. Paradoja del Dinero: “Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero”.
07. Paradoja del Tiempo: “Vete despacio que tengo prisa”.
08. Paradoja de la Tecnología: “La tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos” (Michele Norsa).
09. Paradoja del Sentido: “No llega antes el que va más rápido sino el que sabe dónde va” (Séneca).
10. Paradoja de la Felicidad: “Mientras que objetivamente estamos mejor que nunca subjetivamente nos encontramos profundamente insatisfechos” (José Antonio Marina).
11. Paradoja de la Sabiduría: “Quien sabe mucho escucha quien sabe poco habla. Quien sabe mucho pregunta, quien sabe poco sentencia”.
12. Paradoja de la Generosidad: “Cuanto más damos, más recibimos”.
13. Paradoja del Conocimiento: “El hombre busca respuestas y encuentra preguntas”.
14. Paradoja del Humor: “La risa es una cosa demasiado seria” (Groucho Marx)
15. Paradoja de lo Cotidiano: “Lo más pequeño es lo más grande”
16. Paradoja del Silencio: “El silencio es el grito más fuerte” (Shopenhauer).
17. Paradoja del Expertise: “No hay nada peor que un experto para evitar el progreso en un campo”.
18. Paradoja de la Riqueza: “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”.
19. Paradoja del Cariño: “Quien te quiere te hará sufrir”.
20. Paradoja del Disfrute: “Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).

Tomado de la web.

Publicado por JEAC.


 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Gotitas de sabiduría 3

GOTAS3

– Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

– Jamás olvides que tu presencia es un regalo para el mundo, que eres una persona única y diferente a las demás. Que tu vida puede ser lo que tú quieres que sea.

– La vida es como un libro, algunos capítulos son tristes, otros felices, otros excitantes…pero si nunca das vuelta la hoja, no sabrás lo que depara el próximo capítulo.

– Los amigos son esos seres maravillosos que despeinan tus tristezas y están a tu lado cuando te sientes vulnerable.

– La amistad nunca desaparece por el tiempo o la distancia, no está sujeta a la inconstancia del capricho o del azar. El tierno afecto es tan puro como el de un niño y tan inmenso como el mar.

– Ser feliz no es tener una vida perfecta. Ser feliz es reconocer que la vida vale la pena vivirla, a pesar de todas las dificultades.

– Si permaneces esperando el momento ideal, nunca saldrás de donde estás; es preciso un poco de locura para dar el próximo paso. (Paulo Coelho)

– En cualquier dirección que recorras, el alma nunca se tropezará con sus límites.

– Cuidado con los miedos, suelen robar los sueños…

Tomado de la web.

Publicado por JEAC.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Sobre los perros y personas 2

clip_image001   clip_image003      clip_image005clip_image007   clip_image009   clip_image015         clip_image017clip_image011clip_image013   clip_image019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tomado de la web.

Publicado por JEAC.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Sobre los perros y las personas

perros

– El perro promedio es mejor persona que la persona promedio. (Andy Rooney)
– Si recoges un perro hambriento de la calle y lo haces próspero, no te moprderá; esa es la principal diferencia entre un perro y un hombre. (Mark Twain)
– No hay mejor psiquiatra en la tierra que un cachorro lamiéndote la cara. (Ben Williams)
– No aceptes la admiración de tu perro como conclusión evidente de que eres maravilloso. (Ann Landers)
– Alguna vez te preguntaste qué pensarán nuestros perros de nosotros? Me refiero a que llegamos del supermercado con el más maravilloso botín: pollo, cerdo, res, etc. Deben creer que somos los mejores cazadores del mundo!. (Anne Tyler)
– Cualquiera que no sepa que sabor tiene el jabón, jamás ha bañado a un perro. (Franklin P. Jones)
– Si creyera en la inmortalidad, creería que ciertos perros que conozco irán al cielo; y muy, muy pocas personas. (James Thurber)
– Si tu perro está gordo, tú no estás haciendo suficiente ejercicio.
– Mi meta en la vida es ser tan buena persona como mi perro yan cree que soy.
– Los perros aman a sus amigos y muerden a sus enemigos, casi al contrario de las personas, quienes tienden a mezclar amor y odio. (Sigmund Freud)
– Los perros no son todo en nuestra vida, pero ellos la hacen completa. (Roger Caras)
– La razón por la cual los perros tienen tantos amigos es porque mueven sus colas en lugar de sus lenguas.
– Las mujeres y los gatos harán lo que les plazca, los perros y los hombres deberían relajarse y acostumbrarse a la idea. (Robert A. Heinlein)

Tomado de la web.

Publicado por JEAC.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario