Al maestro

Profesores y alumnos

El seis de Junio se recuerda en Bolivia el día del maestro y tuve la suerte de tener a la mano esta foto con algunos maestros y algunos alumnos del colegio Héroes de Boquerón, allá por los años 70. Varios de los profesores que figuran, fueron también mis mentores durante mis tres años de permanencia en las aulas de ese querido colegio. Entre ellos está el Director del Colegio Don René Rivero y entre los profesores puedo reconocer a Mario Bernal nuestro “profe” de Matemáticas y a Don Julio Joel Castro nuestro querido profesor de Inglés. Para todos ellos mi recuerdo y mi agradecimiento eterno por haber inculcado en sus alumnos lo mejor de ellos mismos. 

Ser maestro es reconocerse como un ser histórico que es capaz de analizar su presente y de construir su futuro, de recuperar la forma en que se enlazan su historia personal y su trayectoria profesional, su vida cotidiana y su trabajo en la escuela.
El maestro tiene como tarea esencial desarrollar el respeto y el amor a la verdad, la reflexión personal, al mismo tiempo que el espíritu de tolerancia; el sentimiento del derecho de la persona humana y de la dignidad, la conciencia de la responsabilidad individual al mismo tiempo que el sentimiento de la justicia y de la solidaridad social.
El maestro es primero que nada, un trabajo, y que como tal depende en gran medida de las condiciones dentro de las cuales se desarrolla, de las restricciones materiales y de la estructura institucional que delimita su ámbito propio. También que el maestro como trabajador, es un ser humano que ordena sus propios conocimientos, recursos y estrategias para hacer frente, cotidianamente, a las exigencias concretas que se presentan en su quehacer.
El trabajo de maestro es distinto a cualquier otro. Por mucho que se haya comparado al del obrero o del campesino, al del misionero o del burócrata, lo cierto es que trabajar con treinta o más alumnos dentro de un aula para enseñarles los elementos culturales considerados básicos tiene características únicas. Las experiencias ?frente a grupo? son continuas e ineludibles.
La docencia requiere un esfuerzo sostenido, tanto efectivo y físico como intelectual durante toda la jornada laboral. Responder a un grupo de alumnos puede requerir todos los recursos de que dispone un maestro: sus conocimientos profesionales así como las capacidades obtenidas en diversos ámbitos de su vida. Como actividad fundamental social que es, ser maestro implica establecer constantemente relaciones con otros: alumnos, padres, autoridades y colegas. A pesar de la relativa libertad con la que puede desempeñar su trabajo tras la puerta cerrada del aula, se encuentra constreñido por la situación misma de la clase y por condiciones específicas de la escuela y la sociedad en que labora.
Elsie Rockwell

Al igual que el artista selecciona sus maderas, mármoles, cinceles, pinceles, colores y texturas, el maestro debe optimizar los recursos que tiene a mano y que puede allegarse: sacar el máximo provecho del tiempo, del espacio, de los materiales y de las capacidades de sus estudiantes.
Anónimo

 

Anuncios

Acerca de javendano77

Chukuta, bolivarista, librepensador, amante de la cultura y de la música.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s