Homenaje a Eduardo Falú

EduardoFalú

El día Viernes 9 de Agosto falleció uno de los últimos “grandes” del folklore argentino: Don Eduardo Falú. Y cuando me refiero a “grandes” quiero decir y referirme a aquellos que en verdad amaron el folklore y trabajaron mucho por hacerlo conocer y gustar en todos los rincones de su patria.

“La canción es el camino más importante para difundir la poesía a grandes audiencias porque los libros se venden poco. La canción, en cambio, es muy directa, muy inmediata, y llega a mucha gente”.  Así se refería Don Eduardo a la canción y así lo hizo siempre en sus composiciones: Poesía y buena música fueron sus ingredientes y con eso junto a otros autores y poetas lograron engrandecer su folklore.

“Los teólogos sostienen que conservar y crear, en el lenguaje de las escrituras sagradas, son sinónimos. También en el lenguaje de la ciencia del folklore lo son, y Eduardo Falú, parece haberlo comprendido así. A medida que evoluciona como artista culto, sus creaciones se van acercando más y más a la esencia de nuestro cancionero. En sus composiciones, los sentimientos de soledad, de rebelión, de tristeza, de alegría, de enojo, de abandono o de protesta, no son el simple resultado de un texto o de una forzosa exposición. Son un clima, una atmósfera, un estado pasional que las envuelve. En este sentido, pertenece al despertar de una nueva generación de artistas que está irrumpiendo en nuestro panorama cultural y se está imponiendo por la sinceridad, la altura de sus objetivos, la alta calidad de sus medios y su no oculto disconformismo ante la improvisación, la banalidad y las falsificaciones de lo que es esencial en nuestra personalidad. Esa es la brújula segura con que se maneja tan exigente movimiento de artistas. Esa es la brújula de Eduardo Falú, compositor.” Así escribía Jorge Araoz en la tapa de uno de los discos de Falú allá por los años 60 como corroborando lo que les decía.

La dupla imbatible, la que generó algunas de las más bellas zambas argentinas, fue la que hizo con su gran amigo Jaime Dávalos. Salteños los dos, bohemios y soñadores.  Vidala del nombrador, Vamos a la zafra, Zamba de un triste, Las golondrinas, Tonada del viejo amor fueron algunas de las canciones que hicieron en yunta. ¿Se escribirán en los próximos años versos tan dulces como “No tengo miedo al invierno/Con tu recuerdo lleno de sol” ? O una elegía al pago como La nostalgiosa. Esa dupla trajo la poesía más elevada del folklore al canto popular. Esas canciones sonaban a otra cosa, era algo distinto a lo que se venía escuchando en el folklore.

Y que mejor que poner la letra de una de sus composiciones para culminar este pequeño recuerdo y homenaje al “Gran Eduardo Falú”. 

Tonada del viejo amor (Jaime Dávalos – Eduardo Falú)

Y nunca te’i de olvidar
en la arena me escribías
y el viento lo fue borrando
y estoy más solo mirando el mar.

Qué lindo cuando una vez
bajo el sol del mediodía
se abrió tu boca en un beso
como un damasco lleno de miel.

Herida la de tu boca
que lástima sin dolor
no tengo miedo al invierno
con tu recuerdo lleno de sol.

Quisiera volverte a ver
sonreír frente a la espuma
tu pelo suelto en el viento
como un torrente de trigo y luz.

Yo se que no vuelve más
el verano en que me amabas
que es ancho y negro el olvido
que entra el otoño en el corazón.

JEAC.

Anuncios

Acerca de javendano77

Chukuta, bolivarista, librepensador, amante de la cultura y de la música.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s