Un pequeño granito de arena

granito de arena

ESCUCHE DECIR AL VIENTO….
Que este granito de arena se sentía pequeño y no es que fuera más chico que los granitos de arena a su alrededor, tampoco era más grande, se podría decir que era casi como los otros, ni más hermoso ni más feo. Sin embargo cuando observaba la montaña detrás suyo o el enorme océano al frente pensaba sobre su pequeñez y su insignificancia.
¿Por qué no había nacido montaña? ¿Por qué no era tan grande como el mar? Si por lo menos fuera roca, pero no, tan solo era un pequeño grano de arena…
Y además estaba triste. Así que pasaba sus días pensando cómo podría crecer, cómo podría tener la magnificencia de la cordillera o – en el peor de los casos – la solidez de aquel cerrito.
A estos pensamientos dedicaba sus días, a estos sueños dedicaba sus noches.
Sin embargo, cómo pasa en las historias, esa tarde ocurrió algo distinto.
Nuestro granito de arena observaba las olas que llegaban a la playa y se dio cuenta que mientras algunas olas rompían alegremente y entre risas, algunas otras lo hacían de forma triste y a regañadientes, notó como sufrían al saber lo efímera que era su vida, que irremediablemente al chocar contra la arena dejarían de ser olas para siempre. Y algo en su corazón de arena se ablandó, deseó profundamente que fueran capaces de observar lo que las otras olas miraban – las que rompían con alegría casi cantando – que notaran que no tenían porque sufrir, que vieran que su naturaleza es la del mar y la brisa y que sólo estaban cambiando de forma.
De alguna manera le pareció muy triste que no se dieran cuenta de esto.
Y fue curioso como el hecho de observar la tristeza de las olas hizo crecer a este granito, de pronto notó que era más grande –sin cambiar su tamaño – y deseo que no sólo las olas dejaran de sufrir, sino que también lo hiciera aquella piedrita que quería estar seca y que el mar siempre mojaba, y que aquel cangrejo que siempre se quejaba por caminar de lado fuera más feliz y que también lo fueran el árbol, el cerro y la nube, y los granitos de arena alrededor suyo e incluso los de playas que él no conocía, y poco a poco su tamaño dejó de tener importancia.
Ya que mientras su amor y su compasión crecían, se iba dando cuenta que no estaba separado, que no había gran diferencia entre él y la roca, y el cerro y la montaña y el cielo y el cangrejo. Y aquellos que pudieron observarlo cuentan que una gigantesca, enorme alegría, surgió de este granito de arena, una alegría más allá de toda medida.
Y todavía hay relatos que cuentan como un pequeño granito de arena creció tanto – sin cambiar su tamaño – que ahora contenía al universo entero con todos sus universos…
y que esa es la razón por la que hoy todavía hay algunos que pueden maravillarse al observar universos enteros en un granito de arena.

Sergio Hernández Ledward.

Publicado por JEAC.

Anuncios

Acerca de javendano77

Chukuta, bolivarista, librepensador, amante de la cultura y de la música.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s