Compararnos

compararnos

Una vez un maestro le dio la opción a un discípulo de que eligiera una de sus dos manos: en una de ellas tenia billetes por 500 dólares.

El discípulo miró bien las dos manos de su maestro tratando de percibir y eligió finalmente una.
El maestro la abrió y adentro estaban los billetes con los 500 dólares, sintió una felicidad enorme por haber acertado la mano.

Segundos después el maestro abrió la otra mano, en ella tenia billetes por 5,000 dólares. Cuando el discípulo lo vio se amargo enormemente y cuenta la historia de que nunca más pudo ser feliz.

Compararnos nos destruye:

Si somos los mejores porque siempre tenemos miedo de que alguien nos quite esa posición de privilegio.
Si hay alguien mejor que nosotros porque nos da envidia o nos sentimos un fracaso.
Elijamos tener paz.
En vez de compararnos con los demás agradezcamos por lo que la vida nos regala. 

Autor desconocido.

Publicado por JEAC.

Acerca de javendano77

Chukuta, bolivarista, librepensador, amante de la cultura y de la música.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s