Los sueños de quienes soñamos

sueños1

Nuestros sueños como seres humanos son sólo sueños.
Algunos sueños son posibles en la realidad que percibimos y están condicionados a los atributos y a la mentalidad de quienes los soñamos -también a nuestros méritos, nuestra misión en la vida y nuestras relaciones-.

Cada uno de nosotros sueña su sueño y conforma su propia ilusión sobre la vida y sobre los demás. Sin embargo, el cumplimiento de muchos de nuestros sueños puede convertirse en un yugo para otros o en una sumisión que los lleve a sacrificarse para complacernos.

Muchos sueños son proyectados con una idealidad tan minuciosa que se vuelven sueños excluyentes y exclusivos que aíslan al soñador en un reducto inaccesible y brumoso.
Cada uno de nosotros sueña su sueño con las condiciones y disposiciones de su mente y cada uno sigue su jornada ajustada a ese sueño.

Muchos sueños se convierten en pesadillas porque unos soñadores se empeñan en acomodar a otros a las exigencias de sus planes y de sus ambiciones o deseos con una persistencia enfermiza.
Pero algunos de aquellos a quienes les son asignadas las funciones de dar felicidad no están dispuestos a dejarse subyugar y los soñadores entran en pugna.

Nuestros sueños sobre acciones de vida o sobre proyectos que trazamos podemos cumplirlos muchas veces más no los sueños sobre otras personas o sobre su permanencia junto a nosotros porque suprimiríamos su libre albedrío y las experiencias por cumplir que cada alma ha trazado como su destino particular desde la dimensión creativa del Ser Uno.

Los únicos sueños posibles y con algún matiz de felicidad son los que permiten que las mentes entren en armonía no sucumbiendo a la necesidad, ni a los yugos, ni a la percepción de carencia o desvalidez.
Entonces los soñadores pueden sonreír y mostrar un rostro alegre y optimista, fruto de una visión de acercamiento y prodigalidad que expande su sueño hacía una creativa y transitoria realidad.

Sin embargo, el sueño más grandioso que podemos crear es aquel que nos lleve a despertar: observadores y actores atentos en cada acto y en cada relación de nuestras vidas, dándonos cuenta sobre todo lo que sucede y viendo los rasgos de los seres vivos y de la naturaleza en el ahora, el instante efímero en que nuestro ser manifiesta las circunstancias cambiantes de nuestra experiencia humana y de nuestra particularidad.

Hugo Betancur (Colombia)

Publicado por JEAC.

Acerca de javendano77

Chukuta, bolivarista, librepensador, amante de la cultura y de la música.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s